La Pirámide de Maslow aplicada a las Redes Sociales

Para quienes nos hemos desenvuelto durante años dentro del mundo del Marketing la Pirámide de Abraham Maslow nos resulta muy familiar. Sin embargo no son pocos los que han introducido cambios importantes a la misma, intentando retrotraerla al mundo digital actual.

Aunque la jerarquización de las necesidades humanas descritas por Maslow en su propuesta psicólogica obviamente se respeta, las características sí varían. El principio de la Pirámide se mantiene, es decir, que sólo se van atendiendo necesidades superiores en la medida en que la persona va satisfaciendo las más básicas.

1. NECESIDADES BÁSICAS O FISIOLÓGICAS

Según Fernando Morales, uno de los marketeros que ha escrito sobre el tema, la respiración, el alimento y la bebida, el descanso, la vivienda y la vestimenta, propios de la fase más básica de la Pirámide de Maslow, la fisiológica, están resumidos en un «Smartphone» con Internet. Y es que si en pleno 2014 no contamos con un teléfono inteligente con conexión a Internet estamos viviendo realmente en el siglo pasado.

2. NECESIDADES DE SEGURIDAD

Tal como ocurre en la Pirámide de Maslow original, una vez que el individuo -usuario digital- ha podido satisfacer su necesidad más básica, en este caso, contar con el equipo elemental para adentrarse al mundo digital, asciende a la fase de protección o seguridad.

En este segundo escalón esas necesidades de seguridad física, de protección de bienes, activos y vivienda se transforman en antivirus, firewalls y contraseñas seguras, entre otros.

3. NECESIDADES SOCIALES

La naturaleza social del individuo lo lleva a buscar la amistad y la aceptación de su ser dentro de la sociedad. Este concepto se refleja de manera casi idéntica en las redes sociales.

En esta nueva Pirámide los individuos entran a distintas redes en busca de nuevos amigos o nuevas relaciones, en un proceso muy similar al que vivimos en el mundo «offline«.

4. NECESIDADES DE RECONOCIMIENTO Y ESTIMA

Dentro de las necesidades que Maslow describió como de «estima» encontramos las de «alta estima» y las de «baja estima». Las primeras hacen referencia a una necesidad de respeto personal, y se basa en factores como confianza, logros, independencia y libertad. Las necesidades de «baja estima» se sitúan en el respeto que somos capaces de inspirar en los demás. Hablamos concretamente de atención, aprecio, reputación, estatus, fama, gloria, e incluso dominio.

Cuando esta necesidad no está cubierta se dice que los individuos tiene una baja «autoestima», lo que se traduce en muchos casos en complejos de inferioridad.

En la nueva Pirámide las necesidades de reconocimiento se reflejan en el número de seguidores que tengamos en las redes sociales, en los «me gusta» o «likes» recibidos, en los comentarios, en las recomendaciones. Es decir, en la interacción misma que generamos a través de las redes sociales.

5. NECESIDADES DE AUTORREALIZACIÓN

Esta última fase de la «necesidad de ser» es la que de alguna manera le da sentido a nuestras vidas, pues conlleva actividades que dan lugar al logro concreto de objetivos. La nueva tendencia describe la necesidad de autorrealización a través de los llamados «influencers» o «tuitstars«, es decir, en los influenciadores sociales y expertos en social media. Ejemplos de influenciadores, incluso en nuestro medio hispano parlante, hay muchos.

Si consideran interesante este artículo no duden en compartirlo a través de sus redes sociales.

Deja tus comentarios

Todos los derechos reservados. © 2019 Media Interactive Group.
Edificio Magna Corp- Piso 7 - Oficina 703-704, zona 5, 082302225 Panamá Panamá.