¿Debería incluir la Publicidad Nativa en su estrategia de Marketing Online?

La respuesta es sencilla: sí. Aunque todavía es pronto para lanzar las campanas al viento está claro que la Publicidad Nativa ya está dando claras muestras de su efectividad. De hecho, estudios recientes de IPG Media Lab y Sharethrough indican que durante este 2013 los consumidores respondieron un 53% más a los mensajes directos de este tipo de publicidad que a los conocidos anuncios de display, y que produjeron en el usuario una intención de compra  un 18% mayor. Las investigaciones también muestran que el 32% de los consumidores compartió este tipo de mensajes.

¿QUÉ ES LA PUBLICIDAD NATIVA?

La Publicidad Nativa es fundamentalmente una adaptación digital de los otrora conocidos “publireportajes” e “informerciales“. Se trata pues de reportajes, entrevistas, videos e imágenes camuflados dentro de los contenidos de webs y blogs de manera que generen en el visitante la credibilidad que ha perdido la publicidad tradicional.  Una técnica que se fundamenta en el contenido.

El concepto, sin embargo, no es nuevo. De hecho la mejor evidencia la encontramos en la TV, donde los televidentes consumen la programación de la misma manera que consumen las cuñas. En el ámbito digital las redes sociales, en especial Facebook , Twitter y más recientemente LinkedIn, son las responsables del auge de esta técnica que ha sabido sacar ventaja a las historias patrocinadas y los “promoted tweets“.

PIENSE PRIMERO EN LOS CONTENIDOS EDITORIALES

La mayor parte de los expertos coinciden en que la mejor estrategia es pensar como editor de contenidos, es decir, enfocarse primeros en contenidos de valor que puedan adaptarse con facilidad, por encima de los mensajes publicitarios contextuales propiamente dichos.

En este sentido los contenidos que según el sitio Econsultancy son más viables para trabajar la Publicidad Nativa son:

  1. Videos: Los conocidos “detrás de las cámaras”, tomas falsas y entrevistas suelen dar mucho margen a la Publicidad Nativa.
  2. Noticias y Consejos: Este formato funciona muy bien, sobre todo a través de las redes sociales.
  3. Guías: Todo contenido gratuito que nos pueda resultar de utilidad es excelente para la Publicidad Nativa.
  4. Infografías: Las infografías son una de las piezas que más fácilmente se pueden adaptar a la Publicidad Nativa.
  5. Comunicados de Prensa: Aunque los anuncios de prensa parecen cosa del pasado, si lo que comunican es relevante podrán convertirse en material fácilmente viralizable.
LA TRANSPARENCIA ES IMPORTANTE

Aunque este es un tema que bien valdría para un nuevo artículo, es importante que las empresas que se decanten por esta forma de publicidad lo hagan desde la transparencia total. Dicho de otra manera, al lector se le debe informar que se trata de un “mensaje patrocinado”, de un artículo editorial patrocinado por determinada empresa o marca.

Entendiendo mejor de qué se trata la Publicidad Nativa, resta sólo ponernos creativos para lograr la mejor adaptación de nuestros mensajes publicitarios al diseño general del sitio web que le da acogida, para que los anuncios se integren y sean percibidos por los visitantes y clientes potenciales como parte de la página, como un ingrediente contextual importante y no como un elemento externo que distrae.

Si decidimos poner en práctica este tipo de publicidad debemos saber que sólo tendrá impacto si los contenidos donde alojamos nuestros mensajes patrocinados son atractivos y generan verdadero valor al lector.

Las opciones de la Publicidad Nativa son muchas. Es cuestión de ponerle empeño y ser creativos y así convertir tradicionales guías, libros blancos, bonos de descuento, y la más novedosa gamificación, en impactos publicitarios que vendan.

¿Tiene dudas sobre los resultados que se pueden obtener con la Publicidad Nativa? Llámenos y con gusto lo ayudaremos a sacar ventaja a su inversión publicitaria.

Deja tus comentarios

Todos los derechos reservados. © 2019 Media Interactive Group.
Edificio Magna Corp- Piso 7 - Oficina 703-704, zona 5, 082302225 Panamá Panamá.